user_mobilelogo

Estas enfermedades son relativamente opuestas. El Alzheimer proviene en especial del consumo diario y excesivo de azúcar, durante mucho tiempo. El azúcar afloja y desmineraliza el cerebro y todo el organismo. Igual que en la diabetes, el afectado pierde poco a poco la memoria, el ánimo y todas sus funciones vitales, hasta llegar a la senilidad. Al contrario, en el Parkinson hay exceso de minerales, es una enfermedad provocada por ingerir carnes y mucha sal a diario y por largo tiempo. Con frecuencia el Parkinson incluye hipertensión.

La transmisión de los impulsos nerviosos (de naturaleza eléctrica), se retrasa en un medio azucarado y, al contrario, se acelera en un medio salado. Por eso, el afectado de Alzheimer se vuelve muy lento, sus reacciones nerviosas se deprimen, mientras en el Parkinson se multiplican y descontrolan por completo. La recuperación progresiva es posible si se controlan los extremos en la alimentación, junto a un modo de vida más saludable.

PUBLICACIONES

CONTÁCTENOS

Centro de Educación para la Vida

Dirección: Luís Cordero E3-31 y 9 de Octubre.

Teléfonos: (593) 2 223 0590(593) 2 250 4811

Celular: (593) 9 9940 0859

email: santiago@saludyautocuracion.com

Quito - Ecuador