user_mobilelogo

Los “especialistas” nos indican que por supuesta alergia al frío y al polvo, junto a sospechas de herencia, debemos sufrir esta enfermedad toda la vida. Nos meten así en una situación desesperante y de angustia profunda. Por alergia al polvo nos quedaría la opción de vivir en el Polo Norte o Sur, pero si se suma la alergia al frío, estamos perdidos. ¡Qué diagnóstico cruel!

Luego de dos meses de tratamiento interior, una joven de veinte años me llamó por teléfono, llorando de felicidad. Me contó que por fin podía respirar libremente, sin la congestión crónica por mucosidad. Los dolores de cabeza y senos frontales habían desaparecido, igual que el frío y decaimiento constantes. Tenía quince años de sufrir sinusitis. Pasó una década consumiendo los mejores antibióticos, homeopatía, acupuntura, terapia neural, antialérgicos y experiencias de naturismo. Todo sin resultados estables. Finalmente, cansada de buscar quien le cure, encontró la solución en sí misma. Fue una paciente de otra ciudad que vino a mi consultorio desconsolada, impotente y hasta con miedo de vivir. Reconoció que había sido extremadamente golosa.

PUBLICACIONES

CONTÁCTENOS

Centro de Educación para la Vida

Dirección: Luís Cordero E3-31 y 9 de Octubre.

Teléfonos: (593) 2 223 0590(593) 2 250 4811

Celular: (593) 9 9940 0859

email: santiago@saludyautocuracion.com

Quito - Ecuador