user_mobilelogo

Esta enfermedad y otras de alta gravedad son difíciles de curar. Cuando la persona ha llegado a una degeneración avanzada, puede volverse irreversible. La mayor dificultad no está en la disolución orgánica del tumor. El problema es que el enfermo necesita correcciones profundas en su modo de vida, y muchas veces no está dispuesto a realizarlas. La situación se vuelve más exigente por cáncer avanzado, pues no hay tiempo para hacer cambios graduales. En este caso, para detener el avance de la enfermedad, los cambios deben ser radicales e inmediatos.

Las personas con cáncer caen a menudo en los destructivos e ineficaces tratamientos de la medicina oficial. Caen en esto por miedo y por no conocer otras opciones. Esta medicina tiene como solución extirpar el tumor o aniquilar las células cancerígenas que encuentra en ese momento. Esto no cambia el origen de la enfermedad. Con estas soluciones simplistas y aparentes, a menudo aparecen nuevos tumores y metástasis, cierto tiempo después de los violentos tratamientos aplicados. La enfermedad no está en el tumor sino en la intoxicación cotidiana física, sentimental y mental del enfermo. En quienes realmente deciden curarse, he visto muchas veces la disminución y desaparición de grandes tumores en alrededor de un año de cambios vitales.

El caso de un ingeniero amigo me impresionó por la tenacidad de su búsqueda de respuestas cada vez superiores. Al inicio solo cambió su alimentación, pero luego su modo de vida, hacia valores sentimentales y espirituales, por encima del profesionalismo en que vivía. Al saber de su cáncer acudió a toda la asistencia alopática especializada. Cuando supo las limitaciones de esta medicina se volcó hacia las terapias y medicinas alternativas. Luego de pocos resultados con todas las terapias, encontró el camino de la autocuración. Así resolvió su problema, adquirió profunda autoconfianza y descubrimientos importantes para su vida.

PUBLICACIONES

CONTÁCTENOS

Centro de Educación para la Vida

Dirección: Luís Cordero E3-31 y 9 de Octubre.

Teléfonos: (593) 2 223 0590(593) 2 250 4811

Celular: (593) 9 9940 0859

email: santiago@saludyautocuracion.com

Quito - Ecuador