user_mobilelogo

consultorio2

PRINCIPIOS BÁSICOS DE EDUCACIÓN PARA LA SALUD, PREVENCIÓN Y AUTO-CURACIÓN DE LA ENFERMEDAD

Cuando recibo personas en mi consultorio, lo primero que hago es pedirles que piensen un momento y escojan una de las dos opciones siguientes:

a) Usted quiere curarse a sí mismo.

b) Usted quiere encontrar un médico o terapeuta, y una terapia o remedio, que le brinden la curación de sus males.

b) Si usted quiere encontrar alguien o algo que le cure, no tiene ninguna esperanza verdadera de curación.

Pasará toda la vida en el engaño de buscar lo que no existe. Tal vez ya ha pasado años buscando comprar soluciones externas, sin resultados suficientes y con terribles decepciones. Esta actitud solo nos ofrece alivios momentáneos y superficiales, caros y engañosos. Necesita comprender que la salud no está a la venta, no podemos comprar salud.

Con solo consumir remedios naturales o artificiales, y ser asistido por terapias y terapeutas, usted nunca encontrará su ansiada curación y bienestar. En este camino equivocado usted comprobará, con seguridad, el agravamiento progresivo de todas sus afecciones, junto a otras nuevas que aparecerán.

a) Si usted decide curarse mediante cambios substanciales en su modo de vida, la solución de sus problemas está garantizada. Es posible la curación segura, definitiva, independiente, y prácticamente gratuita, de cualquier enfermedad.

Los requisitos fundamentales que mantienen la salud y garantizan la curación son los siguientes:

1) Aprender a alimentarnos: de forma nutritiva, afectiva, consciente y económica, con masticación suficiente, tranquilidad, variedad y gran placer. Ingerir alimentos y bebidas en cantidad y calidad apropiadas, sin excesos ni carencias, equilibrarlos y combinarlos adecuadamente. Controlar la frecuencia y cantidad en el consumo de comidas o bebidas perjudiciales, así como de dulces y golosinas.

2) Aprender a ejercitarnos: practicar a diario una rutina de ejercicios de estiramiento, tonificación, flexibilidad y relajación de todo el cuerpo, con mucho placer, animación y propósito de superación, el tiempo suficiente. Comprobar a diario que el ejercicio integral es una fuente fabulosa de energía, serenidad, lucidez, buen humor, desinflamación, curación general y local, renovación física, emocional, afectiva y mental, rejuvenecimiento. Quienes no tengan trabajos de cierta exigencia corporal, deben practicar también regularmente ejercicios o deportes de fortalecimiento muscular y resistencia orgánica.

3) Aprender a respirar: realizar a diario prácticas de respiración profunda unidas al ejercicio integral, también hacerlas en otros horarios del día en momentos y espacios apropiados. Recibir instrucción idónea sobre respiración abdominal y completa. Descubrir en el aprendizaje de la respiración una de las mayores escuelas de vitalidad, animación, amor, paz, libertad, en suma, desarrollo humano en todo aspecto.

4) Aprender a dormir y descansar: de manera suficiente en cantidad y calidad, con un sueño profundo y reparador de energía física, emocional, afectiva y mental. Respetar la necesidad del descanso; no desvelarse a menudo por motivos innecesarios o superfluos. Dormir con el sistema digestivo y circulatorio sin inflamaciones (sin excesos en comidas o bebidas), relajar las tensiones, emociones y pensamientos antes de acostarse.

5) Aprender a cuidar el ambiente físico, sensorial, emocional, afectivo, mental y social: mantener el cuidado suficiente sobre todo lo que está fuera de nosotros: imágenes, sonidos, olores, colores, comidas y bebidas, objetos, diálogos, energías, medios, espacios, etc. Sentir, observar y atender de manera vital y suficiente a todo lo que tiene influencia en nuestra condición integral. Conservar en buenas condiciones el medio global en que ejercemos nuestras actividades cotidianas, dentro y fuera de casa.

Estos principios son la base del proceso de autocuración. Si usted los aprende y vive regularmente será dueño de su salud y disolverá cualquier enfermedad. El “modo de vida” no se limita a las condiciones anteriores. Para vivir a plenitud en todo sentido, nuestra atención y cuidado deben ir más allá de lo físico. Una vida en armonía junto a grandes satisfacciones y logros, requiere nuestro constante cultivo físico, emocional, afectivo, mental y espiritual.

Para curarse, usted tiene mucho que aprender y casi nada que comprar. No quiero venderle terapias o remedios “milagrosos”, pues la salud y enfermedad son solo consecuencia de nuestro modo de vida.

"Lo que sembréis, cosecharéis" La Biblia.

En el inicio del proceso de autocuración, lo mejor que puedo recomendar a mis pacientes y amigos es que estudien y se empeñen en practicar el contenido de mis libros:

  • La Alimentación Esencial Humana - Fuente primordial de nuestra vitalidad”
  • Lo Maravilloso de la Enfermedad - Un camino para la felicidad y madurez en el cuerpo, el corazón y el espíritu”.

Estos libros ofrecen en la portada: “todo lo que usted necesita para aumentar su salud, prevenir las enfermedades o curarse de cualquiera  de ellas”. Este ofrecimiento es verdadero. Para alcanzarlo solo se necesita de investigación y aprendizaje personal. Esta realidad no se la consigue en pocas semanas, pero en algunos meses de dedicación suficiente los resultados serán fabulosos.

 

PROPIEDADES DEL PROCESO

APRENDER EL PROCESO DE AUTO-CURACIÓN LE BRINDA PROPIEDADES MARAVILLOSAS

  • Mayor sensibilidad para conocer su cuerpo y sentir los límites peligrosos que no debe sobrepasar con frecuencia. Autocontrol.
  • Mayor independencia sobre su manejo de la salud y la enfermedad.
  • Mayor confianza en sus propias facultades para generar vitalidad.
  • Mayor habilidad y conciencia sobre su cuidado personal.
  • Mayor seguridad y paz interior al comprobar y comprender que la salud está en nuestras manos.
  • Eliminación y evasión de sufrimientos y decepciones interminables, por andar buscando “alguien o algo que nos cure”.
  • Ahorro incalculable de recursos económicos por asistencias médicas y consumo de remedios.
  • Mayor sensibilidad, empatía, amor y solidaridad frente al padecimiento de afecciones de los demás.
  • Maduración en las relaciones afectivas individuales, familiares y sociales. Acercamiento a personas y grupos que ejercen actividades de crecimiento personal.
  • Preparación personal para explicar y guiar con ejemplo, a quienes sufren, para que superen sus enfermedades.
  • Mayor gobierno y educación de la salud familiar en el hogar.
  • Obligación social de asistir a quienes lo necesitan y difundir principios vitales.
  • Desarrollo de la conciencia sobre el respeto y aprovechamiento de la vida en su totalidad. Mayor conciencia hacia la salud, la felicidad, la libertad, la paz.

 

PUBLICACIONES

CONTÁCTENOS

Centro de Educación para la Vida

Dirección: Luís Cordero E3-31 y 9 de Octubre.

Teléfonos: (593) 2 223 0590(593) 2 250 4811

Celular: (593) 9 9940 0859

email: santiago@saludyautocuracion.com

Quito - Ecuador